La gente ya no lee libros en estos días, pero al menos está obligada a leer objetos: quienes los hacen son los primeros en responsabilizarse de si esta lectura es, o no, parte de la humanidad.

Sitio Marca